ED WOOD: el peor director de la Historia.

Director cinematográfico de calidad dudosa y de sexualidad más dudosa todavía. “Lo importante no es que hablen bien o mal de ti, lo importante es que hablen”, como diría aquél. Les invitamos a contemplar, una vez más, la grandeza del cine. De cómo lo peor no tiene por qué serlo en sentido estricto.


 

ED WOOD: el peor director de la Historia. Artículo enviado por Chuca.

 

       Está claro que el cine y todo aquello que lo rodea tiene algo especial. Llámenle glamour, aura, magia o simplemente “ese no sé qué”, pero el caso es que el título de Séptimo Arte no le fue impuesto a la ligera. En el cine, en esa fábrica de sueños plasmados en celuloide, pueden ocurrir muchas cosas. Desde una increíble ficción dentro de la pantalla que nos separa durante hora y media de la realidad, hasta una realidad que supera a la ficción detrás de las cámaras. Llámenle chispa, halo, savoir faire o simplemente “ese qué sé yo”, pero el caso es que la gran pantalla, y el universo que la engloba, es la única capaz de explicar ciertas cosas y dar sentido a otras muchas.

        Pongamos un ejemplo: ¿alguien ha oído hablar alguna vez del peor futbolista, del peor político, del peor filósofo o del peor escritor de la Historia ? Todos, a nivel particular, como opinión subjetiva, podríamos hablar de unos u otros. Pero ¿alguien ha oído hablar del peor director de la Historia ? ¿No? Pues se lo decimos nosotros. El caballero sobre el que recae tan sospechoso honor es Ed Wood.

        Edward D. Wood Jr. nació el 10 de octubre de 1924 en el estado de Nueva York, concretamente en Poughkeepsie, porque los americanos tendrán muchos defectos, pero los nombres de algunos de sus pueblos nos compensan con creces (¿quién no recuerda el mítico Punxsutawney –léase Pansatoni– y su Festival de la Marmota?). Pues bien, el chico, desde que tuvo uso de razón, fue un enamorado del cine, afición potenciada y finalmente desatada por sus señores padres, que tuvieron a bien regalarle una cámara cuando Ed tenía once años. Hasta ahí todo parece entrar dentro de una discreta normalidad. Probablemente todos acabemos regalando a nuestro hijos una cámara de vídeo o de fotos para que nos inmortalicen al tiempo que nos comen la moral hasta en las situaciones menos higiénicas y más indecorosas de nuestra vida paterna. Sin embargo, Edward puede ser considerado como rarito, cuanto menos. Quiera Dios o quien sea que nuestros hijos no tengan que combatir en ninguna guerra, pero al menos, si lo hacen, es de esperar que bajo el uniforme no lleven ropa interior femenina, tal y como nuestro soldado y futuro director solía hacer durante la Segunda Guerra Mundial.

        En 1948, Ed se estableció en Hollywood, donde alternaría su participación en obras teatrales con persecuciones de acoso y derribo, totalmente fallidas, a productores cinematográficos. Finalmente, porque en este mundo tiene que haber de todo, conoció a Alex Gordon, con quien escribió varios guiones y que le presentaría a Bela Lugosi, ese clásico entre los clásicos del cine de terror de los años 30, el Drácula por excelencia.

        Ed continuó con sus peculiaridades y las llevó a la gran pantalla, nada menos que como debut, con Glen o Glenda (1953), donde trataba el más que controvertido tema del cambio de sexo, apenas tocado en esa época. La novia del monstruo (1955), con Bela Lugosi y el luchador sueco Tor Johnson encabezando reparto, fue la segunda película de Ed Wood, entrando ya de cabeza en el cine de terror.

En 1956, Bela Lugosi fallece tras sufrir un ataque al corazón en Los Ángeles, lo que constituyó un duro revés para Edward. Un Bela ya en absoluta decadencia había comenzado a rodar pocos días antes Plan 9 del espacio exterior , la que al fin y a la postre sería considerada la peor película de Wood y quizá la peor de la Historia. La solución al quebradero de cabeza fue sencilla: seguir rodando y sustituir al difunto Lugosi… por una mujer, que se cubriría el rostro con una capa en los primeros planos. Chapuzas de este estilo, fallos garrafales de guión, nula continuidad y efectos especiales de buhardilla convirtieron esta película en la gran mancha del Cine que es hoy en día. Eso sin mencionar el guión, por supuesto: un intento de invasión extraterrestre a distancia, consistente en resucitar cadáveres de un cementerio y dejar que ellos se encarguen de la faena de sembrar caos, destrucción, pavor y horrores muchos entre la desesperada humanidad.

        El 10 de diciembre de 1978, Ed Wood abandonaba definitivamente las cámaras y la vida en general, tras unos últimos años dando bandazos entre adicción y adicción, subsistiendo mediante el rodaje de películas pornográficas. Tras su muerte, su figura y recuerdo desaparecieron, quedando de su paso por este mundo la mención del libro The Golden Turkey Awards donde se le nombraba el peor director de la Historia . Pero el cine tiene algo especial, ya lo sabemos; por eso, Tim Burton rescataba la figura del penoso director en su película Ed Wood (1994), con un tremendo –como siempre– Johnny Depp encarnando al director, un Óscar bajo el brazo de Martin Landau por su sensacional interpretación de Bela Lugosi y otro ocupando la axila del equipo de maquillaje.

        Llámenlo espectáculo, fantasía, encanto o hechizo. Llámenlo como quieran. Es la grandeza del cine; la misma que la de los femeninos jerseys de angora que vestía Ed Wood.

 

 


 

CONCURSOS

"Bases del Concurso Internacional de LaRevelación"

VISITA NUESTRAS PÁGINAS

La2Revelación, en donde iréis encontrando todos los artículos de Libros, autores y Literatura.

COMENTARIOS, ARTÍCULOS Y RESEÑAS

El objetivo de LaRevelación es crear una comunidad literaria y cultural. Una comunidad que comparta gustos estéticos e inquietudes intelectuales. Una comunidad con la cual aprendamos y enseñemos todos. Puedes colaborar con nosotros enviando comentarios o participando activamente en el foro.

APARTADOS

Sobre nosotros
Colabora con LR

SECCIONES

 


Tú, ¿qué opinas de todo esto? ¿Tienes tus propios comentarios sobre libros, cine, música, historia, mitología…? ¿Deseas colaborar con tu granito de arena a que LaRevelacion se convierta en una montaña imparable de opiniones, reseñas y voces distintas?

Sin temor alguno, lánzate: revélate a LaRevelación. Mándanos tus colaboraciones. A continuación explicamos cómo hacerlo. [ + ]

 

¿Dudas? ¿Ruegos? ¿Lloros? ¿Quebrantos?
¿Una cena romántica con alguien del equipo?
Para todo esto y mucho más:
info@larevelacion.com

Ponte en contacto con nosotros [+]

 
Sobre nosotros | Mapa del sitio | Política de privacidad | contacta con nosotros | ©2007 Evohé D&D, S.L.