ESPARTA II, la conformación de la polis.

En la primera mitad del siglo VIII nos encontramos ya con una Esparta que empezaba a tomar un papel protagonista. La arqueología nos habla a las claras de una emergente riqueza, que desemboca en una prosperidad que tiene fiel reflejo un siglo después en su arte votivo y en la literatura.


 

ESPARTA II, la conformación de la polis. Artículo enviado por Javi.

 

Viene de: Esparta I: restos micénicos y la configuración de Esparta

Aristódamo fue un personaje muy curioso, cuyo ejemplo es muy ilustrativo del cambio de ideas que se empieza a producir en esta época, si bien es un personaje tres siglos posterior. Cuentan que fue el único de los espartiatas supervivientes a la Batalla de las Termópilas. Este hecho, a un espartano, le sumía en la más absoluta de las ignominias, pues era preferible la muerte a la derrota. Años después, en la batalla de Platea, buscó con ahínco la muerte, realizando prodigios individuales propios de un héroe aqueo. Pero se le negó la aristeia, los tributos fúnebres destinados a los mejores. Nada tenía de heroico hacer la guerra por su cuenta, pues su puesto estaba en la formación, junto a sus compañeros, sin sobresalir en nada, solamente formando parte de la máquina de guerra que era la falange.

Condiciones sociales para el surgimiento de la figura de Licurgo.

Hoplitas

Los espartanos del siglo VIII son ya conscientes del marco sociopolítico que les rodea. Es el tiempo en que las riquezas del comercio fluyen ya con generosidad por la Hélade, en que las colonias se multiplican. El sinecismo común a toda Grecia se esta terminando de completar, y pequeñas colonias de laconios se han asentado en la vecina Mesenia. La conciencia del esfuerzo colectivo poco a poco se está haciendo patente. El ejercito hoplítico, aun sin configurarse del todo, esta transformando el orden de las cosas. Ya no son importantes los hippéis (caballeros), los antiguos conductores de carros micénicos, la aristocracia más selecta. Ahora la infantería, todo aquel que pueda tener una hopla (equipamiento del hoplita), es importante. La amplitud, pues, de gente en gran medida útil a la polis, hace que los derechos y obligaciones, la participación en suma, se multiplique. Es lo que se viene a llamar isonomía, o igualdad de derechos ante la ley. Y este será el terreno abonado para que, ya en el siglo VI, surja ese concepto en toda su fuerza unido a otro de gran importancia, la eunomía.

Todo ello, sumado a otros aspectos y acontecimientos, hace que se necesite una normativa desde la cual ordenar los nuevos asuntos. Uno de esos acontecimientos sería la primera guerra de Mesenia, que reportaría condiciones muy ventajosas para el desarrollo de Esparta.


Las guerras mesenias.

Como ya dijimos, algunos espartanos se habían establecido en la vecina Mesenia. Esto creó una serie de incómodos conflictos que desembocarían en la primera de las guerras que enfrentó a Esparta con las gentes de aquellas tierras, a finales del siglo VIII.Quizá fuera, más que una guerra, un levantamiento de personas que habían visto relegados sus derechos sobre esas tierras, de gentes que observaban cómo los laconios se configuraban en el estamento dominante en su propia región. Si bien los periecos paralelamente, y como ya señalamos, se quedaban fuera de la formación de la polis, eran elementos marginales dentro de Laconia, los mesenios no quisieron pasar por lo mismo. Sea como fuere, los espartanos resultaron vencedores y sojuzgaron a los mesenios, que pasaron a tener una condición cercana a la esclavitud. Se crea entonces la base del estamento de los hilotas, que con posterioridad se identificarían con estos mesenios al ser la mayoría, y que más tarde analizaremos en mayor profundidad cuando hablemos de la Esparta clásica.

Posteriormente, tras la derrota espartana a manos del ya perfectamente organizado ejercito hoplítico de Argós que se configura como su más enconado enemigo en el Peloponeso, ya a principios del siglo VII, acaeció una revuelta en Mesenia, conocida como la Segunda Guerra Mesenia, que fue aplastada.


Licurgo

La rhétra licurguiana.

Los que escucharon a Febo trajeron desde Delfos a la patria
las profecías del dios, es decir, palabras que tienen su fin en sí mismas.
Así, pues, el del arco de plata, el señor que lanza flechas desde lejos, Apolo,
el de cabellos de oro, respondía desde su opulento santuario
“Que gobiernen con su deliberación los reyes honrados por los dioses,
a quienes preocupa la encantadora ciudad de Esparta,
a los ancianos los de más edad, y en seguida que los varones del demos,
pagando con la misma moneda, con rectas ordenanzas,
anuncien cosas hermosas y que todas las que hagan sean justas,
y que no deliberen nada torcido para la ciudad,
y que del demos la victoria y el poder convengan a la multitud”.
Febo, en efecto, acerca de estas cosas así se manifestó a la ciudad.
Tirteo de Esparta (mitad del S. VII), traducción de Rodríguez Adrados


Licurgo es una figura mítica, de la cual los espartanos hacían descender su constitución. La separación de las ya referidas oblas, la institución de la gerousía, o consejo de ancianos, y de la apella, o asamblea en donde los espartiatas tomaban las decisiones. Pero también tiene connotaciones culturales, a parte de las administrativas y legislativas. Se le hace partícipe de la fundación, recuerden, allá por el año 776 a. C., de los Juegos Olímpicos y es el que introduce los poemas homéricos.

La situación, como dijimos, transformada por el nuevo poder mediante la conquista, por la recepción de riquezas a través del comercio y por la sociedad política que requería un estado oligárquico, hizo que fuera necesario un texto normativo. Un texto que resultaba férreo y duro, tanto en las costumbres que recogía como en los patrones que daba. Baste decir, por el momento y como ejemplo, que se impidió la circulación de la moneda, básica para el comercio, por miedo a que la oligarquía basada en la propiedad de la tierra perdiera fuerza y surgieran nuevas riquezas, tan próximas a la hybris del lujo y de la suntuosidad y tan alejadas del sistema oligárquico. Pero de estos aspectos, a veces tan manidos y casi anecdóticos –en cuanto a su tratamiento-, del sistema espartano entraremos de puntillas.

En otro orden de cosas, la inclusión de aquel poema(1) no es asunto baladí, pues es posterior en un siglo a la cronología dada a Licurgo. En él se puede ver, con claridad, cómo es el oráculo de Apolo quien reconoce y dicta los estamentos que forman la polis de Esparta, y lo hace en orden de importancia. El demos (la apella) tiene que estar subordinada al consejo de ancianos, y éste a la diarquía. “... que no deliberen nada torcido para la ciudad”, en este verso está implícita la eunomía. Es un recordatorio para que las disensiones y malas costumbres del demos queden corregidas. Es una justificación al epílogo de la rhetra, inserto por aquel tiempo, por el cual los gerontes y los reyes podían disolver la asamblea si lo consideraban oportuno.

(1).- En la “antología de la poesía lírica griega”, Alianza editorial, hay otra sublime traducción de C. G. Gual.

 

Próximo capítulo: Esparta III. Los albores de la época clásica

 

 


 

CONCURSOS

"Bases del Concurso Internacional de LaRevelación"

VISITA NUESTRAS PÁGINAS

La2Revelación, en donde iréis encontrando todos los artículos de Libros, autores y Literatura.

COMENTARIOS, ARTÍCULOS Y RESEÑAS

El objetivo de LaRevelación es crear una comunidad literaria y cultural. Una comunidad que comparta gustos estéticos e inquietudes intelectuales. Una comunidad con la cual aprendamos y enseñemos todos. Puedes colaborar con nosotros enviando comentarios o participando activamente en el foro.

APARTADOS

Sobre nosotros
Colabora con LR

SECCIONES

 


Tú, ¿qué opinas de todo esto? ¿Tienes tus propios comentarios sobre libros, cine, música, historia, mitología…? ¿Deseas colaborar con tu granito de arena a que LaRevelacion se convierta en una montaña imparable de opiniones, reseñas y voces distintas?

Sin temor alguno, lánzate: revélate a LaRevelación. Mándanos tus colaboraciones. A continuación explicamos cómo hacerlo. [ + ]

 

¿Dudas? ¿Ruegos? ¿Lloros? ¿Quebrantos?
¿Una cena romántica con alguien del equipo?
Para todo esto y mucho más:
info@larevelacion.com

Ponte en contacto con nosotros [+]

 
Sobre nosotros | Mapa del sitio | Política de privacidad | contacta con nosotros | ©2007 Evohé D&D, S.L.