AMORES DE PERIPLOS II: ODISEO (Cont.) y ENEAS

Pero no todo fue tan fácil en aquel viaje, desde que se despidiera de Calipso. Poseidón alzó los vientos y le cortó su camino, encrespó el mar con una furia incontenible que le patió la nave. Odiseo, entre otras cosas, había matado a su hijo Polifemo, el cíclope.


 

AMORES DE PERIPLOS II: ODISEO (Cont.) Y ENEAS. Artículo enviado por Viviana Campos.

 

Viene de: Amores de periplos I: Odiseo


Odiseo y Penélope.

Nadando tuvo que llegar el héroe a tierra, no le había quedado ni un madero que lo sostuviera. Se durmió en la playa y se despertó con las voces de la hija del rey de los Feacios, Nausicaa y sus amigas. El aspecto de Odiseo era atroz, desnudo y sucio. Aun así, la joven no se asustó. Ordenó que lo ayudaran a limpiarse y vestirse. Cuando Odiseo se sumergió en el río, Atenea esparció sobre él los dones de Charis: hermoso, joven, reluciente de seducción. Así Nausicaa le dice como llegar al palacio de su padre. Al relatar su aventura, el rey decidió ayudarlo, pero antes le ofreció la mano de su hija, hacienda y una casa. Pero Odiseo prefirió partir.

Evidentemente Odiseo mintió, por lo menos ante Alcinoo, el rey de los Feacios, cuando le ofreció desposar a su hija. El héroe dijo: “no hay nada que semuestre de amable a mis ojos igual que mi tierra. La divina entre diosas Calipso retúvome un tiempo en sus cóncavas grutas, ansiosa de hacerme su esposo, y asimismo la ninfa de Ea, la pérfida Circe, pretendió que, cautivo en sushabitaciones, me casara con ella. Mas, ni una ni otra dobló el corazón de mi pecho…” (Iliada IX, 25 y sgtes).

 ¿Qué hacía Penélope mientras su marido andaba de pueblo en pueblo, de susto en susto y de cama en cama. Al partir Odiseo, Penélope quedó como única dueña de todos los bienes del esposo, ya que la madre, Anticlea, había muerto al poco tiempo de partir el hijo, y Laertes, el padre, se había retirado al campo.

No tardó, Penélope en recibir una gran cantidad de proposiciones matrimoniales, todos supusieron a Odiseo muerto. Pero como ella los rechazaba, no encontraron mejor solución que instalarse en el palacio de Odiseo ydarse una gran vida mientras trataban de vencer la resistencia de Penélope. Allí pasaron su tiempo comiendo, bebiendo, agotando la hacienda y las reservas, y acostándose con las esclavas. Penélope les dirigió violentas diatribas y trató de expulsarlos cientos de veces, pero nada daba resultado, seguían allí.

Una vez, les dijo que no podía elegir a nadie sin tener la certeza de que Odiseo estaba muerto. Esperaron un tiempo prudencial. Al final, Penélopetrató de engañarlos con un ardid: les dijo que cuando terminara de tejer la mortaja de Laertes tomaría una decisión. Pero lo que tejía de día, lo destejía en las noches. Así logró entretenerlos tres años, mas una esclava la traicionó, revelando la verdad del eterno tejido. Entonces todos pidieron una decisión. Aquí que llega Odiseo. Este ya sabe lo que esta ocurriendo en su casa, Atenea lo ha puesto al tanto. Le ha dicho que deberá matar a los pretendientes con la ayuda de su hijo Telémaco. Odiseo debe volver bajo la apariencia de un viejo mendigo, cosa que logra con la ayuda de su diosa protectora. El plan es que debe llegar a su palacio pidiendo limosna, soportar todas las pullas que se le hagan mientras estudia la situación y pueda agarrar el arco. Tratará de tomar ese que solo él es capaz de tensar.

En tanto, Penélope inspirada por Atenea, les dijo a los pretendientes que esa noche celebraría un certamen para abandonar su retiro, y que aquel que lograra tensar el arco que había sido de Odiseo y atravesar lo blancos que colocaría, se convertiría en su marido y quedaría el problema terminado. Los pretendientes, alegres por la propuesta, se dedican a realizar los preparativos. Penélope, mientras, se retira a su aposento en donde Atenea le infunde un sueño profundo y reparador. Esa noche, durante la cena, todos los pretendientes tratan de tensar el arco y ninguno lo logra. Odiseo ya había llegado al palacio bajo la apariencia de un mendigo, viejo y sucio. Cuando comienza el certamen, aún con la apariencia de un mendigo, dice que lo intentará, los pretendientes se burlan. El anciano dice que no trata de casarse con la reina sino de saber si conserva alguna destreza.

-Que lo intente- ordena Penélope, y se retira hacia las habitaciones sin pensar que era su esposo… Así Odiseo toma el arco, lo tensa sin ningún esfuerzo, y asesina al primer pretendiente. Los demás quedan atónitos, y son todos muertos con la ayuda de Telémaco.

Penélope no haescuchado nada. Retiran los cadáveres, limpian la sala y ahorcan a las sirvientas que se han acostado con los pretendientes. Cuando todo esta en orden van a avisar a la reina.

-Baja, los pretendientes están muertos, Odiseo ha regresado..

Todo comienza a despejarse. Penélope no quiere un marido, quiere aOdiseo, el amor de su juventud. Pretendientes no le han hecho falta, ellaama aOdiseo. Atenea ha devuelto al héroe todo su esplendor, aun así Penélope duda. ¿Cuál es el ardid? Hay un secreto que solo ellos dos conocen. Y a eso hará referencia la reina. Ordena que traigan a la sala la cama de su alcoba, porque no van a dormir juntos. Al escuchar esto, Odiseo se enfurece. -¿Cómo traer la cama?- pregunta -¿Cómolo harán?, no deberían poder moverla siquiera.

-¿Cómo lo sabes?

-Porque la talle yo mismo, con mis manos. una de sus patas es un Olivo que conserva sus raíces en la tierra, yo lo tallé y corté las ramas, pero dejé sus raíces en la tierra.A partir de allí, construí el lecho.

-Tú eres Odiseo- reconoció, por fin, Penélope.

Para ellos, la comunidad de pensamiento y sentimientos es la base fundamental, es lo que hacen que dos sean pareja y eso es el significado del lecho nupcial en la historia de Odiseo y Penélope. Por eso era un secreto entre ambos.

 

Dido y Eneas


…”Dime las causas, Musa: por qué ofensa a su poder divino,
por qué resentimiento la reina de los dioses
forzó a un hombre, afamado por su entrega
a la divinidad, a correr tantos trances, a afrontar tantos riesgos
¿Cómo pueden las almas de los dioses incubar tan tenaz
resentimiento?...”
Virgilio, Eneida I, 7-10


La historia de Dido y Eneas es una de las más hermosas del Ciclo Troyano, y tal vez, la más trágica… “Tan imponente esfuerzo costo dar vida a la nación romana”… sentenciaba el poeta.

La Eneida nos cuenta esta historia. Eneas como sabemos es hijo de Afrodita y el troyano Anquises, valiente guerrero en Troya, cuando ésta es destruida logra huir, llevando a su padrey a su hijo Ascanio... Sobre la vida de Eneas pesa la responsabilidad de su nacimiento, en él se preservara la sangre troyana y su estirpe dará nacimiento a la nación más ponderosa del universo.

En realidad, hay una interpretación, un poco “tramada” más porVirgilio, que por los dioses. Eneas, si nació, con el designo de perpetuar la estirpe troyana. Pero en ningún momento, en ninguna parte de las fuentes griegas, se dice que este sino es fundar Roma, ni mucho menos. Si, “Soberano de hombres”, pero no el primero en la línea que desembocara finalmente en Julio César. De la misma manera, el hijo de Eneas es Ascanio, Virgilio, lo denomina Iulo, para dignificar los ancestros de la “Gens Iulia”, que en definitiva fue la gran hacedora de Roma. Solo buscaba Virgilio, darle a Julio César un origen divino. Para ello creo, tal vez una de las obras más maravillosas de la literatura universal, “ La Eneida”, la epopeya de Eneas, -soberano de hombres-, para llegar a Italia. Es así, como Eneas, busca llegar al Lacio. A pesar de Juno (HERA), quien lo odia como odia a toda la estirpe troyana, recuerda aún la humillación a su belleza que hizo Paris. Es así como la diosa busca ayuda en Eolo, el dios de los vientos para que persiga a Eneas y lo haga zozobrar.

 Así comienza la historia con Eneas y sus hombres tratando de sobrevivir a una tempestad, su madre Venus (Afrodita), recurre a Neptuno (Poseidón), para que ayude a su hijo. El dios del mar, pone las aguas en calma y así Eneas y sus hombres arriban a la costa de Cartago, donde reina Dido.

La reina recibe a Eneas como a un rey. En tanto, Venuscon la ayuda de Cupido (Eros), ha ideado que en lugar de Iulo, tal es el nombre, ahora, de Ascanio, el hijo de Eneas, se presente Cupido, tomando la forma del pequeño, quien descansa en un dulce sueño, inducido por Hipnos. Eneas relata sus aventuras, mientras la reina toma en brazos al niño, quien la va hiriendo con sus dulces flechas: “…vuelvo a sentir en mi el resquemor de la primera llama…” cuenta Dido a su hermana, cuando le confiesa su amor por Eneas. Dido no cesa de escuchar los relatos del héroe…” ausente de él, esta viendo y escuchando al ausente…” o bien retiene en sus brazos al niño, prendada del parecido con su padre. Un día deciden salir de cacería. Allí, los dioses traman unirlos. Se desata una tormenta y juntos buscan refugio en la misma cueva, “…brillaron luminarias en el cielo, testigo de la unión’…

Para la reina Dido, Eneas es ya su esposo, no piensa ni por un momento en un amor furtivo, y pasajero, se ha olvidado ya que Eneas debe fundar un reino. Eneas por su parte, no piensa tampoco demasiado en ello, y se queda con su reina, sin preocuparse por poner en marcha la flota que la reinahabía equipado. Pero, Júpiter (Zeus), no está de acuerdo, Eneas tiene que seguir su viaje, extender su linaje en la llanura del Lacio, Eneas en cambio esta junto a Dido, dejando pasar el invierno, sin cuidar de sus reinos, entregados a las delicias de un “torpe amor’… ¡Que se haga a la mar! ordena Júpiter tonante. Mercurio (Hermes), lleva el mensaje. Eneas queda mudo, no sabe que hacer. Pero esta seguro de que debe obedecer.

Ordena que preparen la flota, pero sin hacer mucho revuelo, teme por Dido. La reina, adivina lo que pasa, es la primera en percibir lo que va a suceder. Aunque Eneas piensa que no se dará cuenta y que él mismo podrá contárselo en el momento preciso. Dido desesperada le pide que no parta, Eneas dice que no obra por su voluntad, “¡Perverso Amor!. ¿A que trances obligas el corazón humano? Solloza la reina, que no repara en llorar y suplicar, no deja recurso sin probar, somete su orgullo a su desafortunada pasión. Llega el día de la partida, las velas izadas, la voluntad de Eneas es firme, pero las lágrimas no cesan de bañar su rostro.

Dido acude a su hermana, le pide que lleve un mensaje a Eneas, para que retrase la partida, que no le pide que se quede, sino que la retrase, le pide una tregua para su dolor. Pero Eneas no escucha los ruegos, los dioses han cerrado sus oídos a los llantos, sólo le queda la voluntad de partir, unido a la profunda angustia de la perdida. Y mientras Eneas y sus hombres se hacen al mar, Dido entierra una espada en su cuerpo.

Así, desde las naves, ven el humo de la pira, ignoran de que se trata. Pero es un angustioso presagio, el que los domina… Nadie sabe la causa del imponente incendio, pero el pensar en el cruel dolor que angustia a un corazón traicionado y a donde puede llegar el frenesí de una mujer, cunden tristes presagios por el alma de los teucros.

Dido prefirió morir que vivir sin él. Se animó a amar, los dioses lo habían querido...

Tal es la gran historia de amor de la mitología.

 

 


 

CONCURSOS

"Bases del Concurso Internacional de LaRevelación"

VISITA NUESTRAS PÁGINAS

La2Revelación, en donde iréis encontrando todos los artículos de Libros, autores y Literatura.

COMENTARIOS, ARTÍCULOS Y RESEÑAS

El objetivo de LaRevelación es crear una comunidad literaria y cultural. Una comunidad que comparta gustos estéticos e inquietudes intelectuales. Una comunidad con la cual aprendamos y enseñemos todos. Puedes colaborar con nosotros enviando comentarios o participando activamente en el foro.

APARTADOS

Sobre nosotros
Colabora con LR

SECCIONES

 


Tú, ¿qué opinas de todo esto? ¿Tienes tus propios comentarios sobre libros, cine, música, historia, mitología…? ¿Deseas colaborar con tu granito de arena a que LaRevelacion se convierta en una montaña imparable de opiniones, reseñas y voces distintas?

Sin temor alguno, lánzate: revélate a LaRevelación. Mándanos tus colaboraciones. A continuación explicamos cómo hacerlo. [ + ]

 

¿Dudas? ¿Ruegos? ¿Lloros? ¿Quebrantos?
¿Una cena romántica con alguien del equipo?
Para todo esto y mucho más:
info@larevelacion.com

Ponte en contacto con nosotros [+]

 
Sobre nosotros | Mapa del sitio | Política de privacidad | contacta con nosotros | ©2007 Evohé D&D, S.L.